Técnicas para el control de esfínteres

Imagen de Odoo y bloque de texto

Técnicas para el control de esfínteres

En nuestra entrada del blog anterior te contamos ¿Qué es el control de esfínteres? En esta oportunidad te daremos técnicas para que enseñes a tu hijo a ir al baño.

Técnicas para el control de esfínteres

Está preparado

Asegúrate de tener tiempo para dedicarse al control de esfínteres de su niño. Elije un momento sin cambios importantes, por ejemplo, que no sea al mudarse a una casa nueva o ante el nacimiento de un nuevo hermano. Puede resultar más sencillo durante los meses más cálidos, dado que su niño usará menos ropa.

Prepara a tu niño

Aliente a tu niño a que le diga si necesita ir al baño. Enséñele las palabras adecuadas que debe usar. Vístalo con prendas que sean fáciles de quitar, por ejemplo, ropa con elásticos en lugar de usar overoles con botones y cremalleras.

Instalación de la bacinilla

Asegúrate de que la bacinilla esté en una posición en que a su niño le resulte fácil subirse a ella. Asegúrate de que tu niño tenga un buen apoyo en los pies.

Comienzo de la nueva rutina paso a paso

Muéstrele la bacinilla al niño. Explíquele la nueva rutina para ir al baño, con pasos simples:

1- En primer lugar, haga que su niño se siente en la bacinilla completamente vestido

2- A continuación, aliéntelo a que se siente en la bacinilla después de quitarse el pañal mojado o sucio. Usted puede inclusive poner el pañal sucio en la bacinilla. Esto puede ayudar a que su niño entienda para qué sirve la bacinilla

3- Uno o dos días después, lleve a su niño a la bacinilla varias veces al día

4- Finalmente, comienza la nueva rutina con su niño, estableciendo horarios específicos todos los días para ir a la bacinilla. Estos horarios podrían ser después de que su niño se levante, después de comer y antes de dormir la siesta o de acostarse

Elogie los avances

Alienta a tu niño a que le avise cuando necesita ir al baño. Felicítalo por avisarle, incluso si ocurre un accidente camino a la bacinilla. No lo castigues ni amenaces con castigarlo. El aliento y el apoyo motivarán a su niño a seguir intentando y a dar el siguiente paso.